En la Escuela de Música con Corazón, contamos con distintos grupos, formados según la edad y etapa musical en la que se encuentre cada niño o niña en cada momento de su desarrollo.

En esta ocasión, queremos dedicar este espacio a los grupos de Jugando con la Música Niños, normalmente para niñas/os de entre 3 y 4 años. A diferencia de los grupos de Jugando con la Música Bebés, donde acuden acompañados de alguna persona adulta, es en este momento, donde ya empiezan a venir solos.

En este periodo en el que van saliendo poco a poco de la etapa del balbuceo musical, el objetivo se centra en ayudarles a coordinar su respiración, su movimiento y su audición interna. Además, se pretende que vayan interiorizando aspectos fundamentales del ritmo, mediante el movimiento corporal y la exploración del espacio. Esto compondrá una base esencial de una musicalidad viva y expresiva para el resto de sus vidas.

Básicamente, los aspectos de movimiento y rítmicos que se trabajan en esta etapa son:

  • Movimiento fluido y expresivo utilizando todo el cuerpo.

  • Sensaciones de peso y ligereza.

  • Actividades para descubrir y movilizar cada parte del cuerpo.

  • Exploración del tempo: acelerar y ritardar.

  • Comienzo del movimiento pulsado.

  • Percusión corporal construyendo la motricidad adecuada a esta edad.

Otro aspecto esencial de esta etapa es el trabajo de la voz. Por tanto, se les guía en el descubrimiento y manejo de su voz cantada, en el rango adecuado. Además, se les proporcionan actividades que les ayuden a explorar las posibilidades sonoras de su voz, se utilizan más canciones con texto, y aparece la música grabada. Por otro lado, aprenden un vocabulario de patrones tonales contextualizados que será la base tonal de la siguiente etapa.

En complemento del trabajo con la voz y los aspectos rítmicos, empezamos con el descubrimiento de los instrumentos de percusión de láminas y comenzamos con la noción de las alturas. En otros, las campanas, láminas y pianos de tabla pentatónicos son instrumentos ideales para el trabajo con esta edad.

Con todo ello, se van sembrando las bases de un aprendizaje musical que puede ser continuado en las siguientes etapas.